Historia de los neumáticos Pirelli

  • Autor: OPONEO.PL

Desde hace más de cien años la marca Pirelli se escribe paralelamente con la historia de la motorización. El nacimiento de una de las empresas más importantes de la industria del neumático tuvo lugar antes de que la humanidad inventara la bombilla.

Ideas de un visionario de 24 años

En el 1872, un ingeniero joven, llamado Giovanni Battista Pirelli, fundó la sociedad Pirelli & C. en Milán. Pirelli tenía entonces tan solo 24 años. Previó con acierto que el futuro de la gran industria dependería algún día en gran parte de un material elástico llamado goma. En 1879, su fábrica produjo el primer cable telegráfico con aislamiento. Más tarde, amplió su oferta con cámaras de aire para bicicletas y correas de transmisión, y en 1886, desarrolló la tecnología para fabricar cables telegráficos sumergibles.

Los primeros neumáticos de Pirelli, como en el caso de muchos fabricantes más del sector, eran de bicicleta. En 1890 estaba listo el modelo Milano. Tras otros años de preparativos, al principio del nuevo siglo, la empresa preparó sus neumáticos de estreno, llamados "Ercole". Pirelli fue un visionario que se daba cuenta de que las mejores ideas es mejor realizarlas a gran escala y que cualquier producto tiene que estar presentado de una manera adecuada. Por eso, se involucró en promover el suyo en los deportes del motor, que en Italia gozaban desde siempre de mucha popularidad.

Participación de Pirelli en una carrera de coches

Carrera de producción

Numerosas victorias deportivas tales como por ejemplo la victoria en el raid Pekín-París en 1907 trajeron fama a la marca. Los neumáticos Pirelli montados en los coches Ferrari y Alfa Romeo se convirtieron en un símbolo de garantía de éxito en carreras y raids, y su eficacia experimentaron pilotos de aquellos tiempos: Tazio Nuvolari, Alberto Ascari o Juan Manuel Fangio.

La actividad en el extranjero de Pirelli estaba también llena de logros y éxitos. Con la ayuda de sus hijos que captó para el negocio, abría nuevas filiales dentro y fuera de Europa. La primera fábrica fuera de las fronteras italianas se construyó en 1914 en Cataluña. Luego, una tras otra hasta 1920, se abrieron sedes en Grecia, Turquía, Alemania, Brasil y Argentina. El espectacular desarrollo de la empresa fue posible gracias a la expansión y la popularización de la industria del motor, y también gracias a una colosal demanda de caucho que se utilizaba en incontables ramas de industria en todo el mundo.

Guerra de invenciones con Michelin

El producto estrella de la empresa de Milán seguía siendo los neumáticos. El desarrollo tecnológico en este campo era obvio. En 1927, Pirelli introdujo en el mercado el primer neumático diagonal del mundo: The Superflex Stella Bianca. Justo al terminar la Segunda Guerra Mundial la empresa presenta el primer modelo de neumático con carcasa de textil: Cintuarto CF67. En las décadas siguientes la empresa italiana compite con Michelin en una peculiar carrera de inventos e innovaciones. Tras una serie de éxitos de los franceses que hacían temblar al sector con cada una de sus novedades, en los años ochenta fueron los italianos los que triunfaban, porque los ingenieros de Pirelli inventaron los neumáticos de perfil bajo.

La marca italiana, tras los tempestuosos años treinta y la Segunda Guerra Mundial, necesitaba tiempo para reconstruir su debilitada posición. Antes de estallar la guerra, la empresa sufrió fuertemente los efectos de la destructiva política de Mussolini, y, después de su finalización, se enfrentaba a los mismos problemas que vivía toda la economía del país a las orillas del Mar Adriático. La inflación galopante, el paro, la desestabilización política no solo paralizaban toda la industria del neumático.

Inversiones acertadas y fallidas

Cuando Italia superó la crisis, Pirelli empezó el contraataque, haciendo la realidad el pospuesto plan de seguir con la expansión internacional. En los años cincuenta la empresa abrió nuevas fábricas en Canadá, Francia, Grecia y Turquía. En la década siguiente se decidió por invertir en otros continentes: América Latina (Perú) y Australia. Sin embargo, la empresa no tuvo mucha suerte en las fusiones y compras de empresas competidoras. La colaboración con Dunlop iniciada en los años setenta tan solo duró una década y se terminó sin beneficio para ninguna de las partes. Luego, los italianos entraron en una grave disputa, finalmente perdida, contra Bridgestone, por la compañía americana Firestone. Con un fracaso mayor terminaron las negociaciones de fusión con el consorcio alemán Continental. La fusión no solo no llegó a realizarse, sino que, debido a las fallidas decisiones relacionadas con ella, Pirelli se encontró casi al borde de la quiebra.

Junto a estas circunstancias adversas, hay que añadir que mucho mejor le salió a la empresa italiana la compra de la marca Metzeler, lo cual reforzó su posición en el mercado de los neumáticos de motocicleta, y de Armstrong Tire Co., que le permitió tener una fuerte presencia en los Estados Unidos. La segunda mitad de los años noventa terminó por traer la estabilización a Pirelli. Las ventas de neumáticos en Europa crecían a un ritmo rápido, y la empresa se convirtió también en uno de los más importantes fabricantes de cables de fibra óptica en el mundo (en 2005, esta parte de la actividad de Pirelli fue vendida a Goldman Sachs y cambió el nombre por el de Prymsian). Un poco antes de empezar el siglo XXI, Pirelli presentó el revolucionario sistema de producción robotizada MIRS, cuya primera producción fueron los neumáticos high performance y, posteriormente, los neumáticos tipo Run Flat (modelo Eufori@) que permite seguir rodando tras el pinchazo y con una presión cero.

Las minifábricas con el sistema MIRS se abrieron en Italia, Gran Bretaña y Estados Unidos. En 2005, Pirelli celebra la apertura de su primera fábrica en China y, poco después, las aperturas de las fábricas en Rumania y Rusia.

Neumáticos y los conceptos de belleza

Hoy, la empresa italiana es el quinto participante más grande en el mercado de neumáticos mundial. Pero no son solo los neumáticos que le dan de comer a Pirelli. Los fans de Volkswagen Golf recordarán muy bien la versión limitada de Golf GTI Pirelli de la primera generación del año 1983. Ediciones parecidas, firmadas por Pirelli, se crearon también en 1999 y 2007.

Todos los años, la marca italiana atrae la atención de todos los entusiastas de los encantos femeninos con el famoso calendario. La publicación legendaria, con una historia de casi medio siglo, se convirtió no solo en un icono de cultura pop, sino un objeto de investigación de sociólogos y teóricos de la cultura. Como afirman estos últimos, este calendario de las modelos medio desnudas define y documenta los cambiantes conceptos de belleza. Y los señores de Pirelli aseguran que lo seguirán haciendo.

Galería

Pirelli en una carrera de coches

Producción de los neumáticos Pirelli

Pirelli en la carrera de coches-John Play Special

Pirelli-y-mujer

Anuncio de Pirelli

Los neumaticos Pirelli- investigación

Los trabajadores de Pirelli hace anos

Anuncio del neumatico Pirelli Cinturato

Pirelli Cintutaro P7

Pirelli como el neumático de la victoria

Pirelli como un participante en la carrera de coches

Pirelli-night-dragon

Los neumáticos Pirelli

Logotipo de Pirelli

Pirelli en el pasado

Fabricación de los neumáticos Pirelli

Anuncio del neumático Pirelli Superflex Cord

Anuncio del neumático Pirelli Superflex

Anuncio de Pirelli -Stella Bianca

Anuncio antiguo del neumatico Pirelli Superflex

Pirelli Superflex-Stella Bianca

Alberto Ascari

Huellas del neumáticos Pirelli

Coche de Pirelli en la carrera de coches

Ver nuestra oferta de neumáticos Pirelli

¿Le gusta el artículo?
Danos una igual.

Muchas gracias
Añadir un comentario
(Atención: Los comentarios del foro son moderados.)