Historia de los neumáticos Michelin

  • Autor: OPONEO.PL

Lo conocéis todos. El muñeco con forma humana que hace pensar en una mezcla del muñeco de los bloques de Lego, del fantasma Casper y de un golem. Michelin Man, llamado Bibendum, es el personaje que acompaña a la empresa gracias a la cual la industria del neumático sigue avanzando desde hace décadas con más y más inventos de crucial importancia.

La mascota que se bebe los obstáculos

Si estamos hablando del signo distintivo de la marca francesa, cabe mencionar que Bibendum (viene de "beber" en latín) se convirtió a lo largo de los años en un icono de la cultura pop. El muñeco, que según dicen, hace años asustó a niños en la orilla del Sena, actualmente es una de las más reconocibles y características marcas registradas en el mundo. Apareció en canciones (p.ej. del grupo francés de estilo reggae Tryo), en cómics, (mencionemos "Asterix en Helvecia" de 1970) y en literatura (p.ej. en la novela de ciencia ficción de William Gibson "Pattern Recognition"). En el año 2000 Bibendum ganó para Michelin el título del mejor logo en la historia. Como dice la leyenda, la idea de su creación nació por casualidad cuando los fundadores de la empresa, los hermanos André i Eduard Michelin, se percataron en una ocasión de que los neumáticos apilados recuerdan una silueta humana. Ya en el papel, le añadieron los brazos y la característica sonrisa.

El autor del primer cartel con Michelin Man fue el artista Marius Rossillon en el año 1898. El muñeco hecho de neumáticos, sentado en una mesa festiva, estaba haciendo un brindis con una copa, diciendo las palabras de Horacio: "¡Nunc est bibendum!" (es decir, "Ahora, bebamos!"). El lema hace referencia a los primeros eslóganes publicitarios de la marca, según los cuales sus neumáticos "se tragaban (o más bien se bebían) los obstáculos".

Logotipo de Michelin

Un cuarto de hora por neumático

Este fue el lema con el que Michelin se anunciaba en la época en que la industria del caucho estaba empezando a gatear, y los neumáticos solo tenían en común con los fabricados hoy día la apariencia. Fue a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Y aunque la fecha oficial que se considera como inicio de la existencia de la empresa francesa es el año 1889 (fue entonces cuando se creó Michelin & Co.), merece la pena recordar los años anteriores al nacimiento de la marca. Los antecesores de los hermanos André y Eduard eran los primos Aristide Barbier y Eduard Daubrée, quienes en 1832 abrieron en Clermont-Ferrand una pequeña fábrica que hacía máquinas para la agricultura, pelotas de caucho y, posteriormente, juntas, válvulas y otros artículos de goma. Los hermanos Michelin tomaron el control de la compañía en 1889, y ampliaron su oferta con frenos fabricados en caucho destinados a vehículos cuyos "neumáticos" se hacían en aquellos tiempos de madera.
Un invento datado por aquellas fechas tuvo gran importancia. Después de que John Boyd Dunlop inventara el neumático con cámara de aire, los Michelin encontraron una solución para acortar el excesivo tiempo necesario para cambiar una rueda equipada con un neumático de caucho. Construyeron el primer neumático con cámara desmontable. El tiempo para cambiarlo fue reducido a quince minutos, todo gracias a una unión especial de la llanta con el neumático que usaba un pequeño tornillo y abrazaderas que mantenían estos dos elementos juntos. Así nació el neumático con cámara de aire.

Los hermanos Eduard y André tuvieron que invertir mucho esfuerzo y también dinero no solo para perfeccionar su invento, sino también para promocionarlo. Este segundo objetivo se pudo cumplir gracias a la presencia de los neumáticos Michelin en carreras ciclistas y automovilísticas. La facilidad de recambio de neumáticos, y también su solidez, permitieron la victoria en el raid París-Brest-París o en el París-Bordeaux, entre otros. En 1891, el invento fue patentado y unos años más tarde permitió a la empresa familiar convertirse en una marca líder en el mercado.

Dos versiones de Bidendum-la nueva y la antigua.

Cien aviones gratis

A principios del siglo XX, la fábrica de Michelin en Clermont-Ferrand ocupaba hasta 74 acres y empleaba a cuatro mil trabajadores. La empresa abrió en Londres su primera filial extranjera: Michelin Tyre Co. Ltd.

Poco menos de tres semanas después de estallar la Primera Guerra Mundial, Michelin propuso al gobierno francés sus servicios en el campo de la construcción de aviones. La empresa hizo los primeros cien aviones sin coste ninguno y los siguientes los vendía a coste de producción. En total, hasta finalizar la guerra, la compañía construyó 1.884 aviones. Una vez terminada, volver a la realidad "civil" se hizo la prioridad. Ya en 1923 Michelin presentó su siguiente invento: el primer neumático de presión baja, llamado "The Comfort", que garantizaba poder recorrer 15.000 kilómetros. Pronto la oferta incluyó un neumático semejante para los camiones. Justo antes de empezar la Segunda Guerra Mundial, la empresa sacó al mercado el neumático Michelin Metalic, el primer modelo en la historia dotado de un refuerzo metálico.

Neumáticos radiales y una época nueva

Los jefes de la empresa no se olvidaban tampoco de otras medidas de mercadotecnia. En 1925, compraron dos plantaciones de caucho en Indochina. Seis años más tarde, abrieron su primera fábrica en Alemania (Karlsruhe) y, en 1935, tomaron el control sobre Citroën. Bajo la dirección de la gente de Michelin, en Citroën empezaron los trabajos sobre el prototipo TPV que posteriormente evolucionaría en el famoso modelo 2CV.

Un logro crucial de la época posterior a la guerra en la historia de la compañía francesa fue el desarrollo de la patente de los neumáticos radiales. En 1952, Michelin empezó a equipar con estos neumáticos también a camiones (desde los inicios de los ochenta fabrica también neumáticos radiales para aviones y motocicletas). En el 1965, al norte de Clermont-Ferrand, se abrió el Centro de Ensayos y de Investigación Ladoux. Su primer logro fue la creación del modelo asimétrico XAS destinado a vehículos rápidos y utilizados en competición. Los éxitos tecnológicos y comerciales produjeron un desarrollo rápido de la empresa: en 1966, Michelin empleaba en total a 81.000 personas, de las cuales solo menos de la mitad trabajaba en Francia.

Michelin en la feria de coches

Tweel, es decir el neumático sin el neumático

Los años noventa trajeron a la empresa el primer neumático verde "Green X" y el innovador sistema PAX, que permite una conducción segura incluso tras un pinchazo. Fueron pasos que acercaron a la empresa a la creación de un neumático del futuro que, al igual que los neumáticos con cámara o los radiales en el pasado, no solo revolucionaría la industria del neumático sino también la del transporte. Este modelo más moderno se llama Tweel y se compone de cubo y radios, fabricados en un material elástico que se deforma, amortiguando el golpe, y, posteriormente, vuelve a su forma original. Esta visión de futuro supone que se acabarían los problemas relacionados con los pinchazos y la necesidad de cambiar la rueda.
Antes de que Tweel fuera presentado en su forma actual a la opinión pública, Michelin se esforzó por crear un imperio mundial de neumáticos formado por 69 fábricas en 19 países, centros tecnológicos localizados en tres continentes (Europa, Asia y Norteamérica) y seis plantaciones de caucho en Brasil y Nigeria. Los neumáticos Michelin se venden en 170 países y son casi 130.000 las personas que trabajan en su producción y en lo relacionado con los ensayos y las ventas. El grupo Michelin se compone de marcas como Kléber, BFGoodrich, Riken, Taurus, Kormoran, Warrior, Siamtyre, Tigar, Euromaster y Recamic. Desde 1994 la empresa francesa está presente en Polonia, cuando en Varsovia se creó su primera filial en esta parte de Europa. Desde el 1995 Michelin es el propietario de Stomil en Olsztyn polaco.

Más de cien años publicando guías

Desde el principio de su existencia la marca está presente en el mundo de deportes del motor y a lo largo de los años puede presumir de notables éxitos en cada una de las disciplinas correspondientes a carreras y raids. La cima de estos esfuerzos fueron los galardones obtenidos por los conductores utilizando los neumáticos Michelin en cinco competiciones diferentes: Fórmula 1, WRC, 24h Le Mans, Moto GP y VTT Cross Country.

Los neumáticos forman una parte, porque hablando de la historia de la marca francesa no podemos dejar de mencionar otra de sus especialidades, en la que Michelin es líder desde hace 110 años. Se trata de las guías turísticas, la idea fue del mismo André Michelin, quien en 1900 fundó una red de oficinas de información turística que indicaban las mejores rutas, sitios dignos de visitar y aconsejaban donde alojarse o parar para comer. Con el tiempo, la colección de guías se iba ampliando y en el mercado aparecieron también mapas y planos detallados de ciudades. Las publicaciones llegaron a estar disponibles no solo en su versión tradicional en papel sino también en la versión electrónica. La aplicación Michelin Guide Restaurants para los teléfonos iPhone permite encontrar rápidamente los mejores restaurantes de las proximidades y la página Viamichelin.pl une las funciones de un mapa, guía, buscador de las mejores rutas y base de datos de hoteles y restaurantes.

Toda la historia de la empresa se puede ver en el parque Aventura Michelin. También puede verse allí a la mascota de la marca que se bebía todas las dificultades, y todos los cambios que experimentó a lo largo de las décadas.

Galería

Los hermanos Andre y Edouard Michelin

El legendario hombre de Michelin-Bibendum

El hombre Bibendum-la versión moderna

Bibendum-versión más antigua

Fábrica Michelin

El cartel antiguo de Michelin

Cartel de Michelin- automovil

Antiguo Anuncio de Michelin

Anuncio de Michelin

Anuncio de Michelin- Passenger

Bidendum en la gasolinera

Michelin y carreras de coches

Trabajadores de Michelin en el pasado

Ver nuestra oferta de neumáticos Michelin

¿Le gusta el artículo?
Danos una igual.

Muchas gracias
Añadir un comentario
(Atención: Los comentarios del foro son moderados.)