Historia de los neumáticos Goodyear

  • Autor: OPONEO.PL

La idea de relacionar el logotipo de la empresa con el mítico patrón de los viajeros y el mensajero de buenas noticias la tuvo el mismo fundador de Goodyear, Frank Seiberling. Su obra de arte preferida era la estatua de Hermes, expuesta en el hall de su casa en Akron.

El símbolo del pie alado fue utilizado por primera vez en un anuncio publicitario de la marca, en el periódico "Saturday Evening Post" en 1901. Hoy día, es el logo de una de las tres empresas de neumáticos más importantes en el mundo.

 

Charles Goodyear

Hermes ha dado a la empresa su símbolo. El nombre de la empresa lo "cogió prestado" de Charles Goodyear, empresario americano y creador de las bases de la industria de caucho moderna. En el 1839 inventó la tecnología de la fabricación de caucho y, 5 años más tarde, patentó el método de vulcanización del caucho. A pesar de sus méritos, Goodyear murió en la pobreza en 1860, y 40 años después Frank Seiberling, del que hemos hablado antes, decidió rendir honores a su memoria. La empresa que fundó en el 1898 se llamó Goodyear Tire & Rubber Company.

Antigua fábrica de GoodyearAnuncio de Goodyear

Con la ayuda del cuñado

Seiberling hizo sus primeras inversiones gracias a un préstamo de su cuñado. Al principio, su modesta fábrica en East Akron, en el estado de Ohio, producía neumáticos para bicicletas y carrozas, almohadillas para herraduras, mangueras para incendios, juntas y... fichas de póquer. Por aquel entonces Seiberling ni soñaba con un gran consorcio. Al principio empleaba a trece trabajadores y el transporte de caucho y algodón desde lejanas partes del mundo era complicado por razones de poco desarrollada infraestructura de ferrocarril y falta de acceso hacia el mar. Sin embargo, el pie alado pronto empezó a recibir noticias cada vez mejores. Pasaron tan solo unos pocos meses desde que Goodyear fabricara el primer neumático de bicicleta cuando la empresa se convirtió rápidamente en una de las más importantes del sector.

Igual de exitoso fue su lanzamiento al mercado de neumáticos de automóviles que estaba viviendo un desarrollo dinámico. En 1907, Seiberling abrió una nueva fábrica en Detroit, donde se hacían, entre otros, neumáticos para el último coche de Henry Ford, modelo T. Al final de la década, la facturación anual Goodyear alcanzó cuatro millones de dólares y los neumáticos con el símbolo de "wingfoot" se utilizaban en un tercio de los vehículos que rodaban por las calles americanas. Así, la marca, sin ninguna presunción, podía hacer la publicidad con el siguiente eslogan: "More people ride on Goodyear tires than on any other kind", lo cual se puede traducir libremente como "Ningunos neumáticos se venden también como los de Goodyear". Entre ellos estaba el modelo All-Weather Tread, el primer neumático antideslizante con una banda de rodadura en forma de diamante destinado para la conducción en condiciones atmosféricas de todo tipo. Goodyear lo introdujo en el mercado en 1908. En 1917, la empresa confirmó las capacidades "off-road" de sus neumáticos, enviando el camión llamado "Wingfoot Express" a un duro viaje desde Akron a Boston. Fue la primera prueba de este tipo en la historia de los vehículos a motor.

La sede de GoodyearAntiguo anuncio de Goodyear

Nobel para Flory

Unos años antes la empresa abrió un nuevo capítulo en su historia. Sus ingenieros desarrollaron el primer neumático con cámara específico para aviones que reemplazó patines y neumáticos de bicicleta usados en la aviación hasta entonces. Hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial Goodyear fue prácticamente monopolista en la fabricación de dirigibles en los Estados Unidos. El mercado de los dirigibles se hundió tras la conocida catástrofe de Hindenburg. Después, la empresa construiría zepelines para fines, digamos que, relacionados con la diversión. Hasta hoy día los dirigibles con la inscripción Goodyear (p.ej. "Spirit of America", "Spirit of Goodyear" o "Spirit of Innovation") forman una parte importante de la estrategia de promoción de la marca americana.

Y desde el mismo principio Goodyear tenía mucho que promocionar. En el 1926 fue el mayor fabricante de neumáticos y caucho. Ya en aquellos tiempos los productos de la empresa estaban presentes en casi todos los continentes y su facturación alcanzó la cifra de 250.000.000 dólares. En 1934, Goodyear presentó el primer neumático de invierno con clavos y tres años más tarde, el primer neumático de caucho sintético en Norteamérica. El rápido desarrollo no se vio frenado siquiera por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, ya que el ejército americano tenía que utilizar pontones, chalecos salvavidas y muchos otros accesorios, entre ellos, por supuesto, neumáticos, fabricados en caucho. En el 1943 creó un departamento de investigación que crearía decenas de patentes de mucha importancia no solo para la industria del automóvil.

Los científicos de la empresa desarrollaron por ejemplo un material utilizado en la fabricación de marcapasos y de articulaciones artificiales. También inventaron el proceso continuo de fabricación de mercaptobenzotiazol (MBT), acelerador de la vulcanización que proporciona a las mezclas de caucho una durabilidad excepcional y resistencia al deterioro. El departamento de investigación era también un campo de pruebas, para, entre otros, Paul Flory, galardonado con Premio Nobel de química.

Proceso de diseno en la fábrica de GoodyearFabricación de los neumáticos Goodyear

A la velocidad del sonido

En el 1959 Goodyear podía presumir de otro éxito. Utilizando neumáticos con el pie alado, Mickey Thompson batió el récord americano de velocidad de un vehículo terrestre. En el fondo de una lago seco en Bonneville Salt Flats, el estado de Utah, Thompson alcanzó la velocidad de 531 km/h. 5 años más tarde, su hazaña la superó Craig Breedlove que con la ayuda de la marca Goodyear se convirtió en el primer hombre en romper la barrera de sonido (1 Mach) y ¡alcanzó la velocidad de 1200 km/h! Junto con otros récords, la empresa pronto pudo celebrar la fabricación de su neumático número mil millones.

Asimismo, resultó que la Tierra y el aire son pequeños para los "neumáticos alados". En el 1970 Goodyear aterrizó en la Luna. La nave Apollo 14 iba provista de neumáticos de la marca americana XLT. A pesar de la importancia de este acontecimiento, la prioridad para la empresa seguían siendo las carreteras y los caminos terrestres. En 1977, Goodyear desarrolló el primer neumático radial para todas las estaciones, Tiempo. Diez años después, presenta el neumático de competición ZR-S, adecuado para velocidades que superan 240 km/h, y, en el 1992, los neumáticos de tipo Aquatred, con una única ranura profunda para evacuar el agua. Más innovaciones: neumático Run Flat resistente a pinchazos, es el primero en el mundo; neumático Infinitred, provisto de garantía de por vida contra el desgaste de la banda de rodadura; y la serie EMT con la tecnología de movilidad aumentada.

Akron, la capital de neumáticos a nivel mundial

Además de neumáticos, Goodyear creó durante años una marca sólida fabricando, entre otros, componentes químicos, caucho natural y sintético, correas de transmisión, mangueras industriales y materiales para la construcción. La marca está relacionada con los deportes de motor prácticamente desde sus inicios. 368 victorias, 25 títulos de campeonato para conductores y 26 para constructores a lo largo de 34 años de participación: son los récords obtenidos con la coparticipación de la empresa en la Fórmula 1. A ello hay que sumar los éxitos en las carreras NASCAR o en los raids 4x4 Eco-Challenge. Mucho en común con el deporte tiene también la intrépida conducción de Batman en los diferentes episodios de las aventuras del hombre-murciélago. Los neumáticos para su Batimóvil son suministrados precisamente por Goodyear.

Actualmente, una quinta parte de neumáticos comprados en el mundo lleva el logo del pie alado o proviene de empresas pertenecientes al consorcio Goodyear Tire & Rubber Company. El grupo Goodyear es un magnate en el mercado de neumáticos, tanto para turismos, como para camiones, y sus productos se realizan en 85 fábricas localizadas en todo el mundo y se venden en 180 países. Al grupo pertenecen marcas como: Dunlop, Dębica, Fulda, Sava, Kelly y Fierce. Su sede sigue estando en el mismo sitio donde Frank Seiberling tuvo la idea de empezar su "negocio alado" hace cien años. Gracias a él, Akron se convirtió en la capital de neumáticos a nivel mundial.

Ver nuestra oferta de neumáticos Goodyear

¿Le gusta el artículo?
Danos una igual.

Muchas gracias
Añadir un comentario
(Atención: Los comentarios del foro son moderados.)

  1. Entrega gratis
  2. Compra segura
  3. Garantía de la
    disponibilidad
  4. Productos originales
  5. Talleres
    colaboradores